Consejo

Descripción de las enfermedades de la cereza, qué hacer para el tratamiento y medidas para combatirlas.


Hoy en día, en casi todas las parcelas de jardín de los jardineros rusos, puede encontrar plantaciones de cerezos. La versatilidad de los frutos de este árbol lo hace insustituible, ya que las bayas se pueden consumir frescas, utilizadas como materia prima para la elaboración de compotas, mermeladas y postres. Al mismo tiempo, todos los esfuerzos pueden anularse con la enfermedad de la cereza, por lo que es importante conocer los primeros signos de infección de la planta.

Por qué las cerezas están enfermas

El árbol frutal puede debilitarse debido a la enfermedad, la capacidad de dar frutos se reduce significativamente y, si no se trata, la planta puede morir. Puede haber muchas razones para la aparición de problemas fitosanitarios, pero todas están asociadas con la variedad incorrecta, el cuidado o el descuido de las medidas preventivas.

Condiciones climáticas inadecuadas

La clave para un crecimiento adecuado de las variedades de cereza y cereza es la correcta selección de la variedad. Para las regiones con un clima frío, vale la pena elegir solo variedades resistentes al invierno para plantar, de lo contrario, no debe confiar en la tasa de supervivencia de la planta y un buen rendimiento. Al elegir, debe prestar atención a las siguientes características de la cultura:

  • capacidad para soportar bajas temperaturas;
  • resistencia al estrés para volver a las heladas;
  • actitud ante el exceso de humedad o lluvia excesiva;
  • propiedad de autofecundación;
  • resistencia a enfermedades.

Vale la pena dar preferencia a las variedades zonificadas, ya que están adaptadas para crecer en áreas específicas. En la región de Moscú, se observan buenos indicadores de crecimiento y fructificación en las siguientes variedades de cerezas: Bulatnikovskaya, Shokoladnitsa, Antratsitova.

Cuidado inadecuado

Para un buen crecimiento y rendimiento de un cultivo de jardín, es importante seguir las reglas de cuidado. La humedad excesiva y la falta de poda oportuna aumentan el riesgo de enfermedades. Los mismos problemas son causados ​​por una alimentación inadecuada y la aplicación excesiva de fertilizantes al suelo.

Las cerezas deben plantarse en un área bien iluminada con mucha luz. Incluso una ligera sombra puede afectar el crecimiento de las plantas. Los árboles se pueden plantar en primavera y otoño, es importante seguir el esquema de plantación recomendado para una variedad en particular.

Una distancia insuficiente entre dos árboles provocará un engrosamiento y una ventilación deficiente, lo que aumentará significativamente el riesgo de enfermedad.

Barrio desfavorable con portadores de infecciones

Al plantar cerezas en una parcela, es importante tener en cuenta su compatibilidad con otros árboles frutales y arbustos, ya que un vecindario "disfuncional" aumenta significativamente el riesgo de enfermedad. Los tomates y los pimientos se consideran cultivos peligrosos para ella, ya que tienen enemigos comunes. No debe colocar plantaciones de cerezos junto a abedules, robles y arces.

Clasificación de enfermedades

Todas las descripciones existentes de enfermedades de la cereza se pueden atribuir a una de tres categorías: fúngica, bacteriana, viral. Cada uno de ellos se caracteriza por ciertos síntomas que pueden identificarse fácilmente por la aparición de las bayas, placas foliares y brotes. Algunos de ellos pueden provocar la pérdida de hojas y la muerte del árbol.

Hongos

La derrota de las plantas por una enfermedad fúngica puede destruir del 50 al 60% de la cosecha. Su clasificación es bastante extensa, la mayoría de las veces los cerezos están expuestos a la costra, la coccomicosis y la roya. La anomalía puede afectar al fruto y afectar la apariencia de las placas foliares, en algunos casos, las capas de madera se agrietan. Las esporas de hongos sobreviven al invierno en hojas caídas y frutos momificados. En este sentido, las medidas preventivas implican quemarlos y rociar la planta con preparaciones especiales.

Bacteriano

Las enfermedades bacterianas se desarrollan cuando las cerezas se infectan con microorganismos unicelulares a través del daño a los brotes y la masa verde. Las plantas infectadas a menudo se cubren con una capa blanca, se pudren o se queman. Algunos tipos de bacterias pueden tolerar con calma temperaturas de hasta +25 C y sobrevivir a temperaturas bajo cero.

Pueden ser transportados por precipitación natural, viento, personas y herramientas de jardinería. Las bacterias suelen acompañar a los pulgones y las garrapatas. La principal herramienta para prevenir enfermedades es el cumplimiento de las crecientes normas y la aplicación oportuna de insecticidas para el control de plagas.

Viral

Las enfermedades virales están asociadas a la infección de plantas por microorganismos sin estructura celular, que se propagan por plagas chupadoras. Cuando los virus ingresan a los tejidos de la cereza, comienzan a parasitar, lo que conduce al debilitamiento de los brotes, inhibición del desarrollo y disminución del rendimiento.

El riesgo de una mayor infección con enfermedades virales aumenta durante los desastres naturales, como resultado de lo cual aparece daño en la cereza y comienza a secarse.

Enfermedades comunes y métodos para tratarlas.

Hoy en día existe una gran cantidad de enfermedades de la cereza, pero cada una puede identificarse por cambios externos en el cerezo. La lista de acciones necesarias depende de la naturaleza y la causa de la infección.

Cocomicosis

El hongo infecta las hojas, en las que se forman puntos rojizos en su superficie. Con el tiempo, comienzan a extenderse y ocupar toda el área, eventualmente fusionándose entre sí. Con un nivel significativo de humedad, se puede observar una floración rosada en el dorso de la hoja. Las zonas afectadas mueren y se caen, las hojas se agrietan y aparecen en ellas rastros de heridas laceradas.

La consecuencia de la coccomicosis es una caída del rendimiento y, en ausencia de medidas, la muerte de la planta. Para el tratamiento, se usa la pulverización con una solución al 4% de líquido de Burdeos y la eliminación mecánica de las lesiones. Hay variedades de cerezas que son resistentes a las enfermedades fúngicas: Shokoladnitsa, Minx, Novella.

Moniliosis

Las enfermedades de naturaleza fúngica a menudo también se denominan podredumbre gris o quemadura monilial. La infección ocurre por daño a la capa de la corteza y se desarrolla en el momento de la formación de inflorescencias. Aparecen pústulas blanquecinas en los pecíolos y en la superficie inferior de las placas foliares. Con el tiempo, aparecen manchas marrones que se extienden por toda la superficie de las hojas. Los frutos se cubren con almohadas amarillas y comienza su caída masiva.

El tratamiento consiste en retirar los frutos dañados, los brotes y quemarlos. Se realiza fumigación con fungicidas, en algunos casos se requerirán múltiples repeticiones. Es posible elegir una de las siguientes variedades: "Azoceno", "Topsin", "Horus".

Enfermedad de Clasterosporium

Es bastante difícil deshacerse de la clotterosporia en las cerezas, ya que el hongo afecta a todas las partes de la planta. Aparecen manchas en las hojas que tienen un color marrón con un borde rojizo. Las lesiones se caen formando espacios, por lo que la enfermedad a menudo se denomina manchado perforado.

El árbol se cubre de manchas, en el lugar de formación de las cuales se libera goma de mascar. Los cogollos adquieren un brillo brillante y se vuelven negros. La lucha contra el hongo implica podar y quemar las zonas afectadas. Al rociar líquido de Burdeos al 3%, la destrucción de las hojas y frutos caídos ayudará a salvar las cerezas.

Antracnosis

La enfermedad pertenece a un tipo de hongos. Aparecen puntos pálidos en los frutos que, al expandirse, toman la forma de protuberancias rosadas. Con humedad insuficiente, las cerezas se secan, se vuelven negras y comienzan a caerse. Para el tratamiento, se lleva a cabo la pulverización con fungicidas, por ejemplo, "Poliram". El primer tratamiento se realiza antes y después de la floración, el segundo se repite a los 15 días.

Oxido

Con esta enfermedad, las hojas de cerezo se ven afectadas, aparecen manchas amarillas en ellas. Con el tiempo, aumentan de tamaño, la zona afectada se hincha y adquiere una capa oscura en polvo. Las hojas comienzan a curvarse y la planta se debilita, la resistencia a las heladas o la calidad de la fruta pueden disminuir. Si no toma medidas de manera oportuna, la cereza comienza a secarse. Para combatir la infección, se realiza la pulverización con líquido de Burdeos y los residuos vegetales se queman de manera oportuna.

Costra

La enfermedad de origen fúngico afecta las hojas y bayas de las cerezas, en las que aparecen manchas aterciopeladas negras. El área dañada está delimitada por una franja amarilla. Al principio, la anomalía aparece en las hojas, pero con el tiempo, las formaciones oscuras se extienden a los frutos, que comienzan a agrietarse y su desarrollo se detiene. Para combatir la sarna, use una solución al 1% de líquido de Burdeos, rociando las cerezas antes de la floración, después y un mes antes de la cosecha.

Gommoz

Un signo característico de la gommosis es la aparición de secreción de encías. Una causa común de formaciones resinosas es el daño a los brotes, la planta que se quema por el sol o su incapacidad para tolerar las heladas. En algunos casos, la infección por microorganismos fúngicos conduce a una enfermedad.

El tratamiento consiste en retirar las partes dañadas de la planta, que luego se queman. Los lugares de los cortes se cubren con barniz de jardín, habiéndolos tratado previamente con una solución al 1% de sulfato de cobre. Una buena medida preventiva es el blanqueo de troncos de cereza fuera de temporada.

Medidas preventivas

Incluso las variedades de cerezas más resistentes a las enfermedades no podrán resistir sin un mantenimiento preventivo, si se violan las reglas de cuidado y cultivo, y la infección tarde o temprano sucederá. En presencia de daños mecánicos, lesiones por heladas o quemaduras solares, el riesgo de que surjan problemas a veces aumenta, por lo que debe excluirse la influencia de dichos factores. Los roedores son a menudo la causa de la enfermedad de los árboles frutales, que dañan el sistema radicular de las cerezas y conducen a su debilitamiento, por lo que se debe monitorear su presencia en el jardín.

Las medidas preventivas incluyen:

  • poda oportuna, eliminación de ramas viejas, dañadas y podridas;
  • tratamiento de heridas y grietas con brea de jardín;
  • protección contra plagas y roedores;
  • Blanqueo primaveral de baúles.

La fertilización ayudará a fortalecer la inmunidad de la cereza. Sin falta, dicho trabajo se lleva a cabo en otoño, calculando la tasa de consumo según las recomendaciones del fabricante. 1 metro2 traer al suelo:

  • estiércol - 5 kg;
  • solución de cloruro de potasio: 150 g por 10 litros de agua;
  • solución de superfosfato: 300 g por 10 litros de agua.

Para prevenir la aparición de enfermedades, los árboles se rocían con fungicidas. Las obras se realizan tres veces al año. El primer procedimiento se realiza antes de la brotación, el segundo después de la floración, el tercero al final de la temporada de jardinería un mes antes de recoger las bayas.


Ver el vídeo: poda de fructificación del cerezo (Agosto 2021).